Y de repente,
llega la noche,
como un aceite
de silencio y pena.

A su corriente me rindo
armada apenas
con la precaria red
de truncados recuerdos
y nostalgias,
que siguen insistiendo
en recobrar el perdido
territorio de su reino.

Feliz descanso y mucho ánimo.