Esta noche la luna
sueña con más pereza,
cual si fuera una bella
hundida entre cojines,
que acaricia con mano
discreta y ligerísima,
antes de adormecerse,
el contorno del seno.

Feliz descanso y mucho ánimo.