Soledad, bien te busqué
mientras tuve compañía…
soledad, soledad mía,
viniste cuando se fue …

De sus brazos me escapé,
cuando en sus brazos dormía,
estar a solas quería,
sin adivinar por qué.

Toda la noche vagué
por verte, soledad mía;
regresé rayando el día,
y dormida la encontré.

De puntillas me alejé
burlando su compañía
por hallarte, y no te hallé;
pero un día
que volví, no la encontré…

¡ Ay, mi soledad tardía
viniste cuando se fue !
lloré porque no podía
hallarte, soledad mía,
y lloro porque te hallé…

Enrique González Martinez

Feliz descanso y mucho animo.