Al ritmo de la danza
mi cuerpo se mueve,
haciendo más ligero mi equipaje
y llenando mi espíritu
de amor por la vida.

Cuando danzo
mi alma es libre,
y conecto con mi yo propio,
único y lleno de luz,
cada movimiento habla
mi lenguaje y mis emociones.

Feliz descanso y mucho ánimo.