Con los ojos
asomados a la noche
contemplo las estrellas
y dentro de mí,
en el río incansable de mi sangre,
las siento y las descubro
reflejadas,
luminosas y hondas,
como si mi entraña fuera,
el mismo cielo
en donde están ardiendo.

Feliz descanso y mucho ánimo.