De la soledad aprendo,
la soledad me hace falta.

En cada momento que te plasmo,
la distancia no hace falta.

¡ Soledad, bendita !
Has convertido mis días de esperanza.

Feliz descanso y mucho ánimo.