Desciende el sol en occidente,
brilla el lucero vespertino.

Los pájaros callan en sus nidos,
y yo debo buscar el mío.

La luna, como una flor
en el inmenso arco del cielo,
con placer silencioso,
se instala y sonríe en la noche.

Feliz descanso y mucho ánimo.