Lóbrega, misteriosa e impaciente,
camina la noche desplazando la tarde
y tiende sobre el día, sigilosa,
su cortina de humo,
hasta empapar los ojos de nostalgia.

Feliz descanso y mucho ánimo.