A veces callo
para escuchar
y nada más
responde el silencio.

Mis alas rotas
aún creen
en un último vuelo,
mientras una rosa,
se arraiga más firme en el suelo,
luna llena
y un abrazo vacío.

Feliz descanso y mucho ánimo.