La brisa te peina
el ondulante movimiento
y a cada nueva nota,
que las flautas
dibujaban en la música,
obedece una línea
de tu cuerpo.

Feliz descanso y mucho ánimo.