Siempre me gusto
el silencio de la madrugada,
en la quietud,
mi mente volaba
en íntimos pensamientos.

Las luces suaves de la lejanía
me hacía soñar
en veredas de inquietud,
que sólo el corazón entiende.

Feliz descanso y mucho ánimo.