¡Sí… lléname,
dama música!

Apodérate de mi mente,
mis sueños, mis ilusiones,
mis gozos y tristezas.

Eres parte de mí
desde que tengo memoria.

Apodérate de mi presente
y no me olvides en mi futuro.

Feliz descanso y mucho ánimo.