Todo esto viene en medio
del silencio profundo
en que la noche
envuelve la terrena ilusión,
y siento como un eco
del corazón del mundo,
que penetra y conmueve
mi propio corazón.

Rubén Darío

Feliz descanso y mucho ánimo.