Buscaba un hombro amigo,
en donde reposar la madrugada
y un tibio olor a trigo,
una mano apretada
y el divino calor de una mirada.

Feliz descanso.