Aunque quizás en mi empeño,
pierda una zapatilla,
quiero sentirme chiquilla
y volver al ayer,
perdida en los actos de mi ballet.

Fui un patito feo,
danzando con esplendor
y poco a poco,
me volví un cisne de amor,
con las puntas de mi corazón.

Feliz descanso y mucho ánimo