No es la palabra la que me duele,
sino la deformación
total de los sentimientos elementales, en una distorsión
atómicamente discordante.

No son los silencios lo que más me preocupan,
sino este continuo vagar mío,
esta soledad mía infinitamente
superior al infinito.

Mai Trini

Feliz descanso.