Soledades que hoy rechazan
y ayer juntaban sus rostros.

Soledades que en el beso
guardan el rugido sordo.

Soledades para siempre,
soledades sin apoyo.

Miguel Hernández

Feliz descanso y mucho ánimo.