La noche le fue poniendo
su manto oscuro al anhelo,
caminamos abrazados
casi sin noción del tiempo.

Mi mano sobre tu hombro,
mi pelo con tu cabello
y se estremeció tu sangre
cuando te besé en silencio.

Feliz descanso y mucho ánimo.