Buenas tardes:

Como rosa en el rosal,
su corazón, desprendía fragancia,
con sutil delicadeza,
danzaba por el jardín.

Destellando su belleza,
como destella la nube con el sol,
más su mirada,
en cada giro,
bailaba.