Cuando la tormenta pase
y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes,
de un naufragio colectivo.

Con el corazón lloroso
y el destino bendecido,
nos sentiremos dichosos,
solo por estar vivos.

(Mario Benedetti)