Descansando al mediodía
con el calor veraniego,
me siento más andariega,
escribiendo poesía.

Escasa ya de energía
con la frente sudorosa,
me pareció hasta chistosa
rimar en forma precisa,
sin una pizca de brisa,
una tarde calurosa.