Que me escupan en la frente,
que me pregonen en bandos,
que vayan diciendo y digan.

Tú conmigo; yo a tu lado
respirando de tu aliento,
yendo al compás de tus pasos,
refrescándome las sientes
en la palma de tu mano.

Rafael de León