Lamentos de una guitarra,
que el tocaor con sus dedos,
le transmite sus penas.

Un grito que se desgarra,
entre sus cuerdas,
desahogando el llanto,
que lleva dentro de su alma.

Sus notas suenan a tristeza y dolor
que el tocaor se lo calla,
para que nadie sepa
el dolor que le atormenta.

Su guitarra le acompaña
para aliviar sus penas,
las manos con sus cuerdas
las dos se abrazan.

En el silencio de la noche
o de la madrugada,
nadie sabe en que momento
se siente esa gran nostalgia.