Mientras sintamos que se alegra el alma,
sin que los labios rían,
mientras se llore sin que el llanto acuda
a nublar la pupila.

Mientras el corazón y la cabeza,
batallando prosigan,
mientras haya esperanza y recuerdos,
¡ Habrá poesía !

G.A. Bécquer