Y me bendijo a mi mare
y me bendijo a mi mare.

Diez séntimos le di a un pobre
y me bendijo a mi mare.

¡ Ay ! qué limosna tan chiquita,
qué recompensa tan grande
.
¡Qué limosna tan chiquita,
qué recompensa tan grande !.

Rafel de León