Ayúdala…
no la lleves la contraria,
pon sus pies sobre la tierra,
sin que apenas se de cuenta,
pero no quiebres sus alas,
hoy teñidas de esperanzas.

Mari Trini