No te enamores de una bailarina,
no te enamores porque saldrá con la luna,
con la bohemia y la música.

No te enamores de una mujer así,
porque siente y se apasiona demasiado,
no podrás detenerla.

No te enamores,
porque en su delirio y locura,
nunca podrás contenerla.

No te enamores de una bailarina
porque es intuitiva, perceptiva,
ella sabe lo que piensas,
lo que sientes, y lo que deseas.