Como el delicado rocío…
la rosa se engalana,
de bello resplandor,
ni la distancia ni el
tiempo…
a ti jamás… nunca,
nunca… jamás te dirán
adiós…