La esperanza no es fingir
que no existen los problemas,
es la confianza
de saber que estos no son eternos.

Que las heridas curarán
y las dificultades se superarán,
es tener fe,
es una fuente de fortaleza y renovación
en nuestro interior,
que nos guiará desde la oscuridad,
hacia la luz.