No es la palabra la que me duele,
sino la deformación total,
de los sentimientos elementales,
en una distorsión discordante.

No son los silencios,
lo que más me preocupan,
sino este continuo vagar mío,
esta soledad infinita.