Yo me alejé de tu lado,
queriéndote sin saberlo,
no sé cómo son tus ojos,
tus manos ni tus cabellos.
sólo me queda en la frente,
la mariposa del beso.

F.G. Lorca.