El destino susurró al guerrero:
» Tú no puedes soportar la tormenta »
Y el guerrero devolvió el susurro:
«Yo soy la tormenta»
Guardia Civil