Para mi corazón,
basta tu pecho,
para tu libertad,
bastan mis alas.

Desde mi boca,
llegará hasta el cielo,
lo que estaba dormido,
sobre tu alma.

Pablo Neruda