Podrá caer en mi,
la mayor tempestad
que jamás cortarán,
en mi la libertad.

Me cortarán,
las alas de la voluntad,
pero jamás,
me arrebatarán la lealtad.

Podrán situarme,
en la mayor adversidad
que jamás,
anularan mi espiritualidad.