¿ Por qué la patria sumergida en llanto
por su preciosa libertad suspira ?

¿ Por qué infeliz, entre congojas, mira
roto en girones su estrellado manto ?

¿ Por qué en vez de ceñir el lauro santo,
ciñe la adelfa que tristeza inspira ?

¿Por qué de gloria en su armoniosa lira
solo vibra la nota del quebranto?…

¡ Atrás, profanador, la frente impía
ve en el lodo á ocultar de tu conciencia,
y no avergüences más la patria mía !

Juan Antonio Pérez Bonalde