Un tiempo vendrá,
en el que, con gran alegría,
te saludarás a ti misma,
al tú que llega a tu puerta,
al que ves en tu espejo
y cada uno sonreirá,
a la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí.