Si tú me miras,
yo me vuelvo hermosa
como la hierba,
que bajó el rocío.

Y desconocerán,
mi faz gloriosa
las altas cañas,
cuando baje al río.