Me huelo
entre estas pestañas,
sombras que se alargan,
acarician mis versos,
desde lejos
en esta isla sin tiempo,
sin nostalgias ni lamentos.

La tarde toca a vísperas,
elegante en esto
se marcharse con calma,
se despide con estos versos.