Esta tarde de lluvia,
amodorrada y lenta,
se me ha caído al alma,
como una maldición.

Hay en todas las cosas,
un aire de tormenta,
algo que se presiente
y ahoga de emoción.

Mucho ánimo.