La libertad se pudre,
desplumada en la lengua
de quienes son sus siervos,
más que sus poseedores.

Romped esas cadenas,
y las otras que escucho,
detrás de esos esclavos.

Miguel Hernández