Volverán las oscuras elecciones,
a tus balcones catalanes a llamar,
pero las necesarias libertades…
Esas….
Ni de coña volverán.

Mucho ánimo.