Hoy es una tarde lluviosa,
desde mi ventana,
percibo el olor a tierra mojada,
estoy escribiendo,
recostada en una almohada,
donde puedo ver las gotas,
que se deslizan por las hojas,
de las plantas sollozadas.

Hoy es una tarde lluviosa,
y mi alma descansa en una nube,
una nube que cruza el cielo,
que camina lento sin importarle,
los minutos del tiempo.