Iba convaleciente
de una herida de amor,
en el costado;
iba casi inconsciente
cuando te vi a mi lado
y hasta el pulso por ti,
se me ha parado…

Rafael de León