Cocinado a rima lenta
con ternura y buen aliño,
unas cuantas sinalefas,
seis estrofas y algún guiño.

Para que cuando lo leas,
te acuerdes de esto que digo
y aunque no siempre me veas,
sepas que sigo contigo.