Al pensar en la danza,
todos mis poros de la piel,
se transforman en una orquesta.
y bailo, bailo….bailo.

Mucho ánimo.