Quisiera estar en tus labios
para apagarme en la nieve
de tus dientes.

Quisiera estar en tu pecho
para en sangre deshacerme.

Quisiera en tu cabellera
de oro soñar para siempre.

Que tu corazón se hiciera
tumba del mío doliente.

F. García Lorca