Es una de las palabras más bonitas
y de los sentimientos más sentidos,
obedece y atiende a ningún partido
y convierte en risas todas las cuitas.

La amistad no sabe ser egoísta;
no es del presente, ni del pasado ido.
en lo transcendental puro hace nido
y es incondicional mientras exista.

Mucho ánimo.