Está muy triste la tarde,
callada en su despedida
y se apaga la hora que arde
y que brilló en la amanecida.

Los jardines de mueren de frío,
en sus largos caminos desiertos,
en la tarde no hay aves que trinen,
solo hay en las nubes recuerdos.

Mucho ánimo.