Creo en mi corazón,
el que en la siembra,
por el surco sin fin,
fue acrecentando.

Creo en mi corazón,
siempre vertido,
pero nunca vaciado.

Gabriela Mistral

Mucho ánimo.