Danzar, danzar y danzar
hasta perder la conciencia,
de que estoy danzando,
en éste mi “desierto de plata”
hoy y para siempre…

Mucho ánimo.